Recomendaciones para la eficiencia energética

/Recomendaciones para la eficiencia energética

Recomendaciones para la eficiencia energética

La Comisión Nacional para el Uso Eficiente de Energía señala un conjunto de recomendaciones y medidas de ahorro de energía y reducción de costos en sistemas de refrigeración:

Monitoreo de los sistemas de refrigeración
La utilización de sistemas automatizados de monitoreo sirve para rastrear el consumo de energía de los sistemas de refrigeración, así como optimizar su desempeño e identificar problemas o deterioros (como resultado de una baja carga de refrigerante). El costo del monitoreo automatizado es proporcional al tamaño del sistema de refrigeración. Se estima que con esta medida se puede reducir 3 por ciento de la energía consumida en refrigeración.

Monitoreo de la succión de filtros
Cuando los filtros de succión se tapan por remociones, aumenta su caída de presión, lo que reduce la eficiencia en el sistema. Es importante monitorear de dónde provienen las remociones del vapor retornado, porque pueden deberse a la corrosión de alguna tubería. Este monitoreo aplica, principalmente, en sistemas pequeños de expansión directa. El monitoreo de cualquier caída de presión inusual puede contribuir con ahorros de energía cercanos al 3 por ciento.

Monitoreo de la contaminación del refrigerante
Un monitoreo periódico de contaminación en los refrigerantes puede asegurar una detección temprana de problemas de operación y mantenimiento. Los ahorros de energía por la implementación de esta medida se estiman en 2 por ciento.

Aislamiento de líneas de enfriamiento y de tanques
Si las líneas de enfriamiento no están aisladas y existe una diferencia promedio significativa entre la temperatura ambiente y la de las líneas de enfriamiento, una medida costo-efectiva es aislarlas. Por otro lado, los tanques con aislamiento tienden a utilizar menos energía para la refrigeración, que los que se encuentran en un ambiente aislado debido a que sufren menores pérdidas de energía. Esta medida puede resultar en ahorros en el consumo energético, cercano al 3 por ciento.

Operación a una presión menor en el sistema
La operación de los sistemas de refrigeración a alta presión resulta en un mayor consumo de energía en los compresores y mayores pérdidas de carga. La disminución de esta presión puede reducir el uso de energía en los compresores y abatir costos de mantenimiento. Sin embargo, tanto los condensadores como los evaporadores deben operar en los niveles óptimos de presión y temperatura para asegurar su máxima eficiencia energética. Dos casos de estudio en Estados Unidos mostraron un periodo de recuperación menor a 1.5 años, asociado a la reducción de 30 por ciento de la presión de operación de los sistemas de refrigeración.

 

Por |2018-06-06T17:56:51+00:00enero 2nd, 2017|Eficiencia energética, Frío industrial, Refrigeración|Sin comentarios

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.